Proponen que mensaje de “Quédate en casa” debe combinarse con “mantente activo”

Los efectos secundarios adversos de las medidas de aislamiento social implementadas para combatir COVID-19 incluyen un aumento en el comportamiento sedentario y la inactividad física. Esto puede contribuir a un deterioro de la salud cardiovascular incluso a corto plazo. Las personas mayores y las personas con enfermedades crónicas tienden a ser las más afectadas.

Familia haciendo ejercicios de estiramiento en la alfombra
No te quedes quieto mientras te quedas en casa

La advertencia proviene de un artículo de revisión publicado en el American Journal of Physiology por investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo (FM-USP) en Brasil. En opinión de los autores, el eslogan “Quédate en casa” transmitido por los gobiernos y los principales médicos es incuestionablemente válido en las circunstancias actuales, pero debe combinarse con otro: “No te quedes quieto“.

Se necesitan al menos 150 minutos de actividad física moderada a vigorosa por semana para ser considerados activos por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y las asociaciones médicas. Los gimnasios, los centros de acondicionamiento físico y las instalaciones deportivas estarán abiertos hasta cierto punto en los próximos meses, incluso después de que se levanten las medidas de confinamiento y cuarentena. La actividad física en el hogar es una alternativa que vale la pena”, dijo Tiago Peçanha, primer autor del artículo. Peçanha tiene una beca de investigación postdoctoral de FAPESP.

El artículo revisa la literatura científica para recopilar evidencia de los efectos de cortos períodos de inactividad física en el sistema cardiovascular. Algunos de los estudios citados muestran que entre 1 y 4 semanas de reposo en cama puede provocar atrofia cardíaca y un estrechamiento significativo de los vasos sanguíneos periféricos. Peçanha enfatizó que este es un modelo agresivo y no refleja lo que sucede durante el aislamiento social o la cuarentena. “Sin embargo, otros experimentos revisados ​​en el artículo son una buena combinación“, dijo.

En uno de estos experimentos, se les pidió a los voluntarios que redujeran su actividad física para que tomaran menos de 5 mil pasos en una semana en lugar de más de 10 mil pasos como de costumbre. Al final del período, los investigadores observaron:

  • Reducción en el diámetro de la arteria braquial (el vaso sanguíneo principal en el brazo)
  • Pérdida de la elasticidad de los vasos sanguíneos
  • Daño al endotelio (el revestimiento celular interno de todas las venas y arterias )

En otros experimentos, los voluntarios permanecieron sentados durante períodos que varían entre 3 y 6 horas. Esta cantidad de inactividad fue suficiente para causar:

  • alteraciones vasculares
  • aumento en los marcadores de inflamación
  • aumento en el azúcar en sangre posprandial

Este primer grupo de alteraciones observadas en los estudios tiene que ver con la funcionalidad. En voluntarios sanos, el corazón y los vasos sanguíneos funcionan de manera diferente en respuesta a la inactividad”, declaró Peçanha. “En un período prolongado de inactividad, las alteraciones tienden a volverse estructurales y son más difíciles de revertir“.

La inactividad prolongada es particularmente dañina para las personas con enfermedades cardiovasculares y otros problemas de salud crónicos, como diabetes, hipertensión, obesidad o cáncer. En las personas mayores, también puede agravar la pérdida de masa muscular (sarcopenia) y aumentar el riesgo de caídas, fracturas y otras lesiones. El grupo FM-USP publicó recientemente un artículo sobre este tema en el Journal of the American Geriatrics Society.

Estos grupos que son más vulnerables a los efectos de la inactividad también son grupos de alto riesgo para COVID-19 y se quedarán en casa durante meses. Idealmente, deberían encontrar formas de mantenerse activos, como hacer las tareas del hogar, subir y bajar escaleras, dar caminatas cortas, jugar con niños o bailar en la sala de estar“, menciona Peçanha. “La evidencia científica muestra que hacer ejercicio en el hogar es seguro y eficaz, ayuda a controlar la presión arterial, reduce los lípidos en la sangre y mejora la composición corporal, la calidad de vida y el sueño“.

Para los grupos de alto riesgo, especialmente las personas que no son habitualmente activas, Peçanha recomienda la supervisión de profesionales de la salud, que se pueden realizar de forma remota utilizando cámaras, aplicaciones de teléfonos inteligentes y otros dispositivos electrónicos. “Los estudios muestran que un entorno en línea que favorece el apoyo social y la interacción tiende a motivar a las personas a mantenerse en forma“, dijo.

Nueva evidencia

Los datos publicados en los últimos meses por compañías que venden relojes inteligentes y aplicaciones de seguimiento de ejercicios sugieren que la cantidad de pasos diarios tomados por los usuarios desde el inicio del confinamiento ha disminuido.

Por ejemplo, el blog de un fabricante de acelerómetros presenta datos de 30 millones de usuarios que muestran una disminución del 7% -38% en el recuento diario de pasos durante la semana que termina el 22 de marzo“, afirma Peçanha. “En Brasil, una encuesta en Internet realizada por Raphael Ritti-Dias que involucró a más de 2 mil voluntarios mostró más del 60% diciendo que redujeron su actividad física después del inicio del confinamiento o aislamiento. Toda esta evidencia es preliminar, pero se están realizando estudios para medir los efectos sobre la salud de la inactividad física durante las restricciones sociales“.

Uno de estos estudios se está llevando a cabo en FM-USP como parte del Proyecto temático “Reducción del tiempo sedentario en poblaciones clínicas: el estudio Take A Stand For Health“. El investigador principal es Bruno Gualano, coautor del artículo del American Journal of Physiology.

Estamos trabajando con grupos clínicos asociados con el Proyecto temático, como mujeres con artritis reumatoide, pacientes sometidos a cirugía bariátrica y sujetos de edad avanzada con deterioro cognitivo leve. Se los alienta a hacer más ejercicio en forma de actividades diarias, como pasear al perro o bajarse del autobús 2 paradas antes de su destino. Se están estudiando los efectos sobre su salud”, dijo Peçanha.

Desde la implementación de las restricciones sociales para contener la pandemia, los investigadores han monitoreado a un grupo de pacientes de artritis reumatoide femenina más de cerca para medir su nivel de actividad física y compararlo con el nivel previo a la pandemia. “Los pacientes usan acelerómetros [dispositivos electrónicos que miden la actividad física y la distancia recorrida en un período determinado] en el hogar“, comentó Peçanha. “Los llamamos con frecuencia para preguntarles sobre la calidad de vida y la dieta. Algunos investigadores los visitan en casa para medir el peso corporal, la composición corporal y la presión arterial y para tomar muestras de sangre“.

Se motivará a la mitad de los voluntarios a hacer ejercicio en casa. “Enviaremos objetivos diarios, instrucciones y mensajes de texto. Al final, compararemos los dos grupos y analizaremos las diferencias“, dijo.

Imagen cortesía de Andrey Popov


Referencias

  1. Social isolation during the COVID-19 pandemic can increase physical inactivity and the global burden of cardiovascular disease; American Journal of Physiology-Heart and Circulatory Physiology; Vol. 318, No. 6; Fecha de publicación 20/05/2020; DOI: 10.1152/ajpheart.00268.2020; Disponible en el URL : ; Consultado el 24/06/2020
Avatar

Escrito por

Redacción, Plenilunia Sociedad Civil Fundada en el año de 2004, Plenilunia es una Sociedad Civil cuyo objetivo es fomentar el bienestar y la salud integral de la mujer.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Temas relacionados

Tamaño de tipografía
Ajustar contraste